Cuentan por ahí, que en los monasterios Zen, todos los monjes deben reír. Todas las mañanas lo primero que deben hacer es reír. Antes de hacer cualquier cosa. En el preciso momento en que el monje se da cuenta de que ha despertado, este debe salir de la cama de un brinco, tomar la postura de un bufón y comenzar a reír. Reírse de él. No existe mejor manera de comenzar el día.

_MG_8172_1024x683

Fuimos a tomar once el otro día a la Heladería La Florencia y lo pasamos tan bien que este artículo me pareció muy adecuado. 7 de la tarde, hora del taco y nosotros metidos en este paraíso puro pasándola bien.

Creo que la vida es ya bastante triste como para además tomártela en serio. ¿Por qué tan serio? ¿Y si nos reímos un rato? ¿Y si nos burlamos de nuestra seriedad y nuestros problemas por un momento? ¿Y qué si nos reímos de nosotros mismos? Si te ríes de ti mismo, cuando llegue otro y se ría de ti, ¿Por qué te habría de afectar? Ya te reíste de todas tus ridiculeces. Ya te reíste de todos tus defectos y problemas. ¿Qué más queda?

IMG_20150730_104552

En momentos de desesperación y pena sólo queda la risa. Esta devuelve sentido a la vida y te apaga por unos instantes la máquina pensadora que es el cerebro. Como la mayoría de nosotros no es capaz de estar en blanco, como los meditadores, nuestra única fuente de escape a este estado es la risa. Nos bloquea la corriente de pensamientos en nuestras mentes y nos sentimos libres aunque sea unos instantes. Además, reírse de uno mismo mata el ego. Mientras que tenemos ego, vivimos a la defensiva y nos tomamos todo personal.

Por eso, mejor hacerle un alto al día y partir a comer un rico helado. Sobre todo con estos sabores: Ferrero Rocher, Limón Albahaca, Mango, Maracuyá, Kinderovo, Coco, Chocolate Naranja, Chocolate Menta, Lúcuma, Manjar, Maní, Dulce de Leche y varios más._MG_8265_1024x683_MG_8195_1024x683

Danilo se comió un Sandwich, por supuesto que a su pinta; al clásico Ave Palta, pidió que le cambiaran la Mayo por Tomate. Yo me sentí más osada y me pedí un Panquehue relleno con Manjar (pero pedí que le colocaran solo una leve capa de manjar), con una bola de helado de Vainilla. Nos pedimos un Té Orgánico (hibiscus, manzana y berries), único. Además tienen una bebida muy especial, bebida Antioxidante de Maqui, sin azúcar, de FitunLife. Si es Maqui, es bueno, dice Danilo, jajaja.

Reírte sobre los demás es egoísta, pero reírte de tí, demuestra humildad. Aprende a burlarte de tu seriedad. En el mismo instante que te des cuenta que estas serio, ríete sobre eso y encuentra el origen del mal. Ríete sobre el mundo, ríete sobre la vida. Porque todo es absurdo. Toda la vida, todo lo que hacemos es absurdo. Nada es más importante que lo otro y no necesitas encontrar razón para reírte más que ¿por qué no? ¿Entonces porque no reírse de la ridiculez de la vida y de lo serios que somos?_MG_8245_1024x683

Si enfrentamos la vida con humor, esta misma se simplifica. El peso en la espalda se aliviana y la vida baja de peso.  Liberamos serotonina en nuestro cuerpo y mente y pronto seremos adictos a ella y queremos reír más y más.

_MG_8242_1024x683Sales por la mañana y te caes por la escalera. Te subes al auto y te pegas en la cabeza. Luego llegas al trabajo y tu jefe te reta porque no entregaste el informe a tiempo. O simplemente porque tuvo un mal día. ¡Qué absurdo! ¡Inténtalo! Enciérrate en un baño o en alguna parte en que nadie pueda oírte, y ríete. Primero saldrá forzoso pero luego te contagiarás con tu propia risa. ¡Escucharte reír, escucharte haciendo el loco, escucharte siendo un leso, te hará reír más aun! Y te sentirás más liviano. Flotando. Llegará tu jefe nuevamente y no aguantarás las ganas de reírte de él por haberte regañado. Reírte de ti por haberte sentido mal por eso. Reírte de todo. De la vida porque nada es importante. Todo es igual de absurdo. Estamos todos locos._MG_8221_1024x683

Nosotros creemos que el Azúcar por supuesto que ayuda a pasar los malos momentos, pero la clave esta justamente en comerla de forma medida. Como todo, si abusas, perderás todos los beneficios que alguna vez pudiste haber obtenido. En pequeñas cantidades, o mejor, en especiales ocasiones, un shot de azúcar es maravilloso. Ayuda a reír, relajarse y además rendir mejor.