Creo que esto es algo que confunde a muchos. ¿Cuál es, al fin y al cabo, la verdad sobre las frutas? ¿Son sanas o no? ¿Engordan o no? ¿Existe una diferencia en el azúcar de la fruta?

Cuando escuchas la palabra fructosa, inmediatamente piensas en fruta ¿no? Pues te voy a decir algo: la fruta es el menor de los problemas cuando se trata de Fructosa.

La fructosa es utilizada hoy en día para endulzar muchísimos productos que comemos día a día porque su costo de producción es muy bajo, pero todo lo barato para la industria…te sale caro a tí. Syrope de Agavé, Jarabe de Maíz, entre los peores ingredientes hechos de fructosa, escondidos entre muchos alimentos que presumen de “sin azúcar añadida”. Pero también ojo con el azúcar morena, miel, melaza y jarabe de arce.

El azúcar blanca de mesa que todos conocemos, es sacarosa, y aun así muchas marcas contienen, en un porcentaje,  fructosa (revisa los ingredientes antes de comprar). La sacarosa es igual de calórica que la fructosa la diferencia es lo que tu cuerpo hace con ellas.

Cuando tus músculos están hambrientos y necesitan crecer, normalmente uno los alimenta con carbohidratos. Existen diferentes tipos de carbohidratos: los azúcares, almidones y fibra. Cada uno funciona diferente en tu cuerpo. Tus músculos, dependiendo de tu porcentaje muscular, se alimentan de estos carbohidratos y el resto es convertido en energía y lo que no usas de energía, se almacena como grasa. O sea tienes dos alternativas antes de que se transforme en grasa: o se almacena en el musculo o es convertido en energía para ser utilizada.

IMG-20150531-WA0001

La fructosa en cambio, no puede ser procesada por los músculos y pasa directo al hígado. El hígado imagínate que es un contenedor de fructosa pero uno bastante chico. La cuota de fructosa que puede procesar el hígado y transformarlo en energía es muy baja. Todo el resto, se almacena como grasa rápidamente. Y si te restringieras a la fructosa de la fruta el cuento sería menos grave, pero el problema es que muchísimos productos que comemos vienen endulzados con niveles altísimos de fructosa.

¿Ves la diferencia? La fructosa no le sirve a tus músculos y la probabilidad de que se transforme en grasa es mucho más alta que con otros tipos de azúcares porque no tenemos mucho espacio para almacenarla ni el cuerpo para usarla.

Eso es lo malo de la fructosa. Ahora, también hay un lado bueno.

El lado bueno es, que como la fructosa se procesa en el higado, tus niveles de azúcar en la sangre (glicemia), no aumentan tanto y esto tiene mil beneficios para tu cuerpo y la quema de grasa.

IMG-20150531-WA0000

Entonces, ¿Qué hacer?

Si estas interesado en bajar de peso, te recomiendo que leas la información nutricional de absolutamente todos los productos preparados que comes (yogurt, cereales, barritas, salsas, leches, etc…) y  no compres ni consumas por ningún motivo aquellos que contienen fructosa adicionada. Te harán engordar sin que te des cuenta!

La única fuente de fructosa en realidad sana y que contiene cantidades que tu hígado sí puede procesar, son las verduras, pero si insistes en agregar alguna fruta a tu dieta, te recomiendo que sea por la mañana cuando tu hígado esta “vacío” y sólo UNA porción.

Frutas que deberías evitar por sus cantidades de fructosa:

Manzana, Plátano, Cerezas, Uvas, Mango, Melón, Naranja, Pera, Piña, Sandía. Y todo es peor aún, si lo consumes como “jugo”. Un “jugo” de naranja usa al menos 4 o 5 naranjas y además no te da la sensación de saciedad que da la fibra de la pulpa.

Frutas con menos fructosa:

Damasco, Palta, Moras, Pomelo, Higo, Papaya, Damasco, Ciruela, Frambuesas, Frutillas. Siempre en formato crudo. No en purés, jugos, etc.

fruits_1024x614

Como pueden ver, la fructosa tiene el beneficio de elevar menos tus niveles de azúcar en el cuerpo, pero las porciones deben ser pequeñas durante el día y siempre que evites todo el resto de los productos de supermercado que ya vengan con fructosa. Si no haces eso, es mejor que evites de antemano también las frutas.

Lo bueno es que no es de alto índice glicémico si es que cuidas las porciones.

Lo malo es que la probabilidad de que se almacene como grasa es muy alta.

Y lo feo son todos los productos procesados con fructosa.

Y para los que argumentan con: “pero las frutas son esenciales para obtener vitaminas y minerales, les invito a investigar verduras como, espárragos, brócoli, espinaca y cualquier verdura verde general. Contienen más vitaminas y minerales que muchas frutas juntas. Si te alimentas con verduras, no hay excusas. Las frutas no son la única fuente.